Los cierres de ventas, son ese momento en el que como vendedor finalizamos o le ponemos la cereza del pastel al proceso que estamos realizando con un prospecto.

Es ese momento en el que la persona que tenemos enfrente, al teléfono o del otro lado del la pantalla se convierte en nuestro cliente y deja de ser nuestro prospecto.

Cuando hablamos de cierres hablamos de que los prospectos entiendan el valor del producto que les estamos ofreciendo, en trucos para derribar cualquier objeción, en inspirarlos a comprar no sólo por ganar una comisión, sino por realmente agregar valor a su vida.

Ahora, ¿cuáles son los cierres que necesitas tú en tu vida?, muchas veces tenemos momentos en los que debemos poner una pausa observar y cortar de tajo actividades, contacto con personas o inclusive momentos que aun están nuestra mente y afectan de manera negativa nuestro día día.

Por decirlo de alguna forma hay momentos en los que debemos cerrar ciclos y seguir a delante, esos son los cierres que debes de realizar tú, tal vez no sean de ventas pero agregan un valor inmenso a tu vida.

Si para nuestros clientes el cierre es el inicio de una nueva vida mejorada con lo que le acabamos de vender, aplicar estos cierres para nosotros es justamente lo mismo, el primer paso a un nuevo comienzo.

Cierra el pasado

No es por nada que en muchos cursos de ayuda, pláticas, blogs, terapias, etcétera hay un tema recurrente: el pasado; dejarlo atrás, darle un cierre y seguir adelante; aunque se dice fácil, es un proceso que puede durar
días, meses, o inclusive años.

Cada persona es diferente, cada persona tiene sus propios cierres, si lo pasamos a las ventas, recuerda que muchos clientes tienen objeciones de acuerdo a su forma de ser, hasta parece que tienen favoritas, nosotros como personas tenemos nuestras propias limitantes, pensamientos o ideas que tal vez no sea un “está muy caro” pero quizás se acerca más a un “no puedo dejarlo ir”.

El pasado es un tema pesado, sobretodo si hay dolor o alguna situación que implique problemas o conflictos, ya sea con familiares o amigos, no hay trucos para cerrar el pasado y seguir adelante de una manera rápida, sin embargo, si miramos al futuro y todo lo que podemos lograr, el bien que podemos hacer, ya sea vendiendo o simplemente viviendo tal vez nos demos cuenta que lo que nos ancla al pasado, ya pasó.

Si tuviera que darte un consejo respecto a lo que ya pasó, sería cada vez que empiecen a salir pensamientos que eviten tu crecimiento, enumeres las 3 cosas que quieres llegar a ser a partir de ahora, piensa en qué vas a lograr, cuánto vas a vender, qué casa vas a comprar en dos años, cómo le dirás a esa persona que te gusta, qué idioma te gustaría aprender. El único remedio para un pasado que lastima es un futuro que alivia.

Cierra personas

Si bien el concepto de “cerrar personas”, suena un poco extraño, la cuestión es hacer a un lado a las amistades, tal vez familiares o compañeros que no aportan un verdadero valor a tu vida, más que eso, lo único que tienen para ti es negatividad.

Darles un cierre a quienes no solo no creen en ti y en lo que haces, sino que realizan cosas para evitar tu crecimiento es necesario en nuestras vidas, se ha puesto de moda usar la palabra “tóxico” para definir a esas personas que estando cerca solo envenenan nuestros, pensamientos, acciones, proyectos, relaciones, es importante saber darles un cierre a esas personas.

No sabemos cuantos proyectos y empresas no han visto la luz gracias a estas personas, familiares, amigos o compañeros que a veces con un simple comentario derrumban nuestros sueños.

No hace falta ser un experto en psicología o comportamiento para identificarlos, siempre hay una vocecita en nuestro interior, un presentimiento, o algo que nos dice constantemente que no nos gusta como nos sentimos frente a lo que ellos dicen. (A veces nuestro inconsciente está más consiente de las personas a nuestro alrededor).

Cierra los malos hábitos

Si los puntos anteriores hablaban de cerrar el pasado y a personas que nos hacen daño, este último punto trata de nosotros mismos, de cerrarle la puerta a lo que nos hace daño a nuestro cuerpo y mente, pero que nosotros mismos ponemos en nuestro camino.

Todo en exceso es malo, es una de las frases que más nos repiten desde que somos pequeños, desgraciadamente es también uno de los consejos que menos seguimos en la vida, llevar una vida estable y sana tanto física como mentalmente nos ayuda a enfrentar el futuro tras superar el pasado y saber aprovechar o disfrutar a esas personas que aportan y no restan a nuestras vidas y proyectos.

Si hablamos de salud, estamos bombardeados constantemente de consejos y opciones, empezar con un pequeño paso con una de ellas te prometo será un gran cambio en tu vida, tu salud es tu verdadera carta de presentación al mundo, ya que te dará energía y fuerzas para enfrentar cualquier reto que te surja, muchas veces dejamos de lado estos aspectos y olvidamos que nuestro cuerpo es un reflejo de nuestro entorno.   

 


¡Déjanos tus comentarios!

Leave a Reply

Your email address will not be published.