________________________________________________________________________________

 

Los tiempos cambian y el mundo de

las ventas también.

 

Hoy ya no es suficiente llegar con un cliente y

soltarle toda la letanía de los beneficios que tiene

tu producto ó servicio.

 

Además, nos guste o no, la competencia se vuelve cada vez

más fuerte. Por esa misma razón está en ti el que tu seas

lo que hace diferente a tu producto o servicio.

 

Dicho en otras palabras  debes aprender a “venderte a ti mismo (a)”,

para que no tengas que verte en la situación de poner un anuncio como este:

 

 

Así que, como dice el título de este artículo, a continuación voy a darte

una guía de pasos para que puedas diferenciarte por ti mismo del

resto de tu competencia y que, no nada más tu producto sea la estrella

en la venta, sino tú también :

1.La clave eres tú mismo (a).

 

 

Como diría el buen Jim Rohn:

“La clave más importante para tu futuro eres tú”.

 

Si lo que tú quieres es tener más ventas, entonces

debes enfocar tu mente en eso.

 

Mucha gente quiere tener éxito, pero no se ponen

a trabajar en si mismos para dar todos los días lo mejor.

 

Por más que te este llendo de la %&$# ese día,

tu debes presentarte ante tu cliente con una sonrisa,

una de esas que con tan sólo mirarte, provocas que

los demás también sonrían.

 

De igual manera para vender se necesita de energía.

 

Así que en lugar de llegar con cara de flojera

a la entrevista con tu cliente, llega mejor con un

gran entusiasmo y el interés en mejorar la vida

de tu cliente con tu producto.

 

Si todos los días,  tú pones todo tu empeño,

dedicación  y pasión en todo lo que haces,

entonces el éxito llamará a tu puerta más pronto

de lo que crees.

 

2.Confía más en ti mismo (a).

 

 

Mucha gente siente que no tiene lo necesario

para ser un vendedor.

 

Normalmente los vendedores que estamos

acostumbrados todos a ver, son gente muy

platicadora y extrovertida.

 

No importa si tu eres alguien tímido (a),

no te debe dar pena negociar la vida que

te mereces.

 

Para poder lograr venderle a alguien es necesario

que actúes con confianza.

 

Tampoco te sientas frustrado (a), a todos nos ha

pasado alguna vez sentirnos algo inseguros cuando

hacemos algo.

 

Una manera de poder trabajar en tu auto-confianza es

sentándote a platicar con un amigo (a) – que sea seguro

de sí mismo (a)-, como si el/ella fuera tu cliente.

Pon atención en tu tono de voz, tu lenguaje corporal,

tu manera de hablar, etc.

 

Pero OJO, hay una delgada línea entre actuar con

seguridad y ser egocéntrico.

 

¡Ten cuidado!

 

Esta bien tener confianza en uno mismo pero

tampoco no puedes decir que tu tienes las

respuestas a todo.

3. Una excelente experiencia de compra es lo que te hace diferente.

 

 

Si tu ofreces una excelente experiencia de compra a tus clientes,

entonces los estas haciendo leales a ti.

 

No hay nada peor que entrar a una tienda y darte cuenta

de que todos los vendedores están ocupados con otros clientes

o que te presionen haciendo el proceso incómodo.

 

Ahora no basta sólo con tener un buen producto o servicio,

hoy la gente esta buscando experiencias, y esto sólo se

puede lograr… agregando valor al cliente.

 

Es muy importante que de verdad te pongas en los

zapatos de tu cliente.

 

Imagínate entrar a tu tienda y pregúntate como

se siente cada paso de tu proceso de venta.

 

¿Se siente bien o se podría mejorar?

 

4.Tu mejor producto eres tú, así que aprende a venderte.

 

 

 

Cuando “te vendes” estás ayudando a tu cliente a

entender qué puede lograr contigo.

 

Prácticamente, le estas dando razones sobre…

¿Por qué debe trabajar contigo?

 

 

Al cliente lo que le interesa es estar seguro de que

contigo tendrá los resultados que él /ella espera.

 

Saber venderse es un arte, en el que sin importar lo

que tú vendas, debes ser capaz de dejar huella en tus

clientes o influir en ellos de alguna manera.

 

Otra cosa (y esta es muy pero MUY IMPORTANTE)

es que NO pienses en ti a la hora de “venderte”,

sino en las miles de personas que tú puedes ayudar

con tu producto ó servicio.

 

Lo que la gente siempre busca es el “sentirse bien”,

y si tu producto puede ayudarlos a sentirse bien

con ellos mismos, pues más probabilidades tienes

de venderles.

 

 5. No siempre tu producto es para todos.

 

 

La gran mayoría de los vendedores siempre

tienen la idea de “mi producto es lo que

todos necesitan”.

 

La verdad es que no siempre es así.

 

No todas las cosas funcionan bien para todos

y si tu te sientas con un cliente, pasas toda una

hora hablándole sobre las maravillas de tu producto

y al final te dice que tu producto no es lo que necesita,

entonces algo estás haciendo mal.

 

Lo ideal es que al sentarte frente a tu cliente y después

de presentarte, comiences a hacerle una serie de preguntas

para que de ese modo puedas identificar sus necesidades

y saber cuál de tus productos es el que le conviene más.

 

De esta manera podrás detectar qué problemas tiene tu

cliente e incluso podrás ofrecerle no una sino varias soluciones,

lo que significa hacer más ventas de una sola vez.

(y muy probablemente estarías “matando dos pájaros

de un solo tiro”).

 

Recuerda que no se empieza una venta argumentando,

sino preguntando.

 

Algunas preguntas que podrías utilizar para saber

las necesidades de tus clientes son:

 

“¿Qué es lo que te ha funcionado bien y de que manera

crees que lo podríamos mejorar?”

 

“¿En que área es donde te sientes más atorado (a)?”

 

“¿Qué es lo que te gustaría que hiciera alguien más por ti?”.

6. Siempre agrega valor a la vida de tu cliente.

 

 

Asegúrate de siempre ofrecer “un poco más” de

lo que tu cliente espera de ti.

 

Con esto me refiero que, por ejemplo:

si tu tienes 10 soluciones para tu cliente,

no le ofrezcas solamente 1, ¡Ofrecele las 10!

 

A todos nos encanta recibir algo extra por nuestro dinero

y el hecho de que todas nuestras expectativas sean superadas

es algo que nos gusta aún más.

 

Imagina que tu negocio es un taller mecánico y ofreces una

promoción de “Compra tres llantas y llévate la cuarta gratis

+ un cambio de aceite para tu coche completamente gratis”.

 

A  eso me estoy refiriendo cuando digo que a la gente le gusta

recibir algo extra, después de haber pagado por

un producto ó servicio.

 

Y a todos nos gustan los regalos ¿verdad? 🙂

 

De esa manera estas haciendo que tus clientes

sean fieles a tu marca.

 

________________________________________________________________________________

 

Así hemos llegado al final de este artículo.

 

Espero te haya gustado, no olvides compartirlo

entre tus contactos y déjame tu comentario

diciéndome que te pareció.

 

 

Recuerda que tu producto no se vende solo y

tu eres la pieza clave en todas tus ventas.

 

La magia  sucede cuando tomas acción, cuando crees

en ti mismo (a) y cuando te atreves a vender.

 

¡Así que ahora sal y vende con todo!

 

Un abrazo 🙂

 

 

 

 

 

 

 

¡Déjanos tus comentarios!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *