¿Recuerdas mi obsesión por la energía?

 

Sí ya sé que te he escrito muchos artículos

e incluso tuvimos una súper master class

sobre cómo elevar tu energía ¿Te acuerdas?

 

Y dirás que me apasiono mucho por este

tema pero la realidad es que todo, TODO,

gira en torno a la energía.

 

(Y  no me estoy refiriendo a la energía chamanica, de alinear

tus chakras, y todas esas ondas hippies)

 

Si no de la energía física, si, aquella que reside

en tu cuerpo y que te pide a gritos que la actives.

 

Prácticamente necesitamos de la energía para todo:

para vender, para ir al gym, para jugar con

tus hijos (si es que los tienes), para lidiar con un

cliente enojado, para estudiar, para estar con tu pareja,

entre otras muchísimas cosas más…

 

Pero sobre todo, para mantenerte vivo.

 

Hoy en día vivimos a un ritmo muy acelerado,

por esa razón es vital mantenernos llenos de energía.

 

Pero muchas veces por la misma razón de la que queremos

que todo sea de manera más fácil y rápido para nosotros y

” no perder tiempo”, caemos en muchos malos vicios.

 

Como cuando solo duermes unas 3 horas

y luego te levantas y te tomas un café bien

cargado para “activarte” y así sentirte como

si hubieras dormido tus 8 horas.

 

¡No señores!, así no funcionan las cosas.

 

Recuerda que no eres Superman/Superwoman

y si quieres comenzar este año con una recarga

inagotable de energía debes cambiar varios

hábitos.

 

Por eso aquí abajo te comparto varios tips que a mi me han

funcionado y que estoy seguro te van a ayudar a

mantenerte más  energético:

 

1. Mejora tu dieta.

 

 

¡Olvídate de las dosis monstruosas de café, Red bull y azúcar!

 

Puede que en su momento te ayuden a despertar por la mañana,

pero créeme que cuando se acaba el efecto, los bajones de

energía que tendrás después serán brutales.

 

El azúcar que tu cuerpo necesita viene de forma natural

en las frutas, asegúrate también de comer los vegetales

y proteínas que tu cuerpo necesita, así como también

tomar muchos vasos de agua al día.

 

Entre más sana sea tu alimentación, más energía tendrás.

 

Si quieres saber más acerca de cómo puedes llevar una buena

alimentación que te de para arriba, te recomiendo que consultes

a una nutricionista, no hagas caso a esas dietas milagrosas

de un día que abundan en el Internet.

 

2. ¡Muévete! 

 

 

Así no tengas tiempo de ir al gym…

¡No hay excusas para no ejercitarte!

 

Ya sea que pases todo el día atado (a) al escritorio de tu oficina,

ó que holgazanees en casa, estirarte puede ayudar a activar

la energía que reside en tu cuerpo  y no necesitas nada más que

dedicarle 30 minutos al día.

 

-Estira los brazos y las manos por encima de la cabeza lo más alto

que puedas llegar y mantén la posición por 10 a 15 segundos.

 

-Con tus brazos estirados a los lados, baja el torso a un lado de tal

manera que una mano toque tu pierna y la otra apunte hacia arriba.

Mantén esta posición por 10 a 15 segundos, luego inclínate hacia el

otro lado.

 

Pero si eres de los que si tienen tiempo de ejercitarse, entonces puedes

hacer cualquier actividad fitness de tu preferencia.

 

Recuerda que hacer ejercicio no se trata de sufrir, sino de que lo

disfrutes y de paso te ayudará a tener un mejor sueño reparador.

 

3. Duerme lo suficiente.

 

 

Los expertos dicen que las horas previas a la media noche,

son las mejores para tener un sueño reparador.

 

Entonces  así llueva, truene o relampagueé, tú tienes

que estar a las 10 pm ya en tu cama.

 

Lo ideal es que desde una hora antes de eso comiences

con tu “ritual de buenas noches” (tomar un relajante baño

caliente,lavarte los dientes, tomar un té, ó lo que sea

que hagas.) y evites cosas como estar en la computadora

ó con el celular en la mano ó ver la tele.

 

El chiste es que te desconectes completamente de

todo, para no darle a tu mente ningún tipo de

estímulo que te tenga contando ovejas hasta las 2 am.

 

Tener una “rutina de buenas noches” le ayudará a

tu cerebro a darse cuenta de que es la hora de dormir.

 

4. Evita relaciones tóxicas.

 

 

Algo que nos quita mucha energía son las personas tóxicas.

 

Sí, esas personas, negativas, envidiosas y chismosas que

solamente están ahí criticando todo el tiempo y te manipulan

para que no te separes de ellos.

 

Lo mejor es que ubiques a estas personas que están a

tu alrededor y que trates de evitarlos lo más posible.

 

Rodéate de personas que crean en ti, que te impulsen a

seguir adelante y que quieran crecer contigo.

 

5. Ríete de todo y comunica tus emociones.

 

 

Es importante aprender a reconocer las reacciones que nuestra

mente y cuerpo tienen a nuestro entorno, nuestros pensamientos

y nuestras acciones.

 

Muchas veces lo que pensamos y hacemos, o los lugares que

frecuentamos, bajan nuestros niveles de energía.

 

Date cuenta cómo cuando tienes ciertos patrones de pensamientos

(como cuando te sientes pesimista), o cuando comes ciertas cosas

(como chatarra), tu estado de ánimo baja, la fatiga aumenta y

los problemas aparecen.

 

Hay veces en las que una plática con los amigos

es mucho más efectiva que una sesión de terapia

con el mejor psicólogo (a) de la ciudad.

 

Y todos tenemos a ese amigo (a) que tiene el

“don” de escuchar y siempre nos da buenos consejos.

 

Ten el hábito de comunicar tus emociones y de decir

cómo te sientes contigo mismo. No te encierres en tu mundo.

 

Convive con esas personas que con el simple hecho de

mirarlas, ya te están sacando una sonrisa.

 

Muchas veces la mejor medicina para todo es la risa.

 

6. Conócete más y apapachate.

 

 

Así como hay veces en las que necesitamos convivir

con gente que nos contagie su alegría, también

hay otras veces en las que necesitamos un tiempo

especialmente para nosotros, en el que podamos

convivir con nosotros mismos.

 

Hacer actividades al aire libre y convivir con la

naturaleza, regalarte una sesión de spa, dibujar, cantar

(aunque desafines),bailar, escribir (ó cualquier cosa

que más te guste hacer) , te liberarán de cualquier tipo de

tensión y hará que tu energía fluya mejor a través

de tu cuerpo.

 


 

Espero que estos consejos te hayan servido y los

pongas en práctica para que puedas vender

más y enfrentar las objeciones de tus clientes

con más energía.

 

Déjame en los comentarios tu opinión acerca

de este artículo, ya sabes que me encanta

saber de ti.

 

¡Un abrazo y a vender con toda la energía! 🙂

 

 

 

 

 

 

 

¡Déjanos tus comentarios!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *