Cuando vendes servicios poco sexys como Carlos Basulto, mi contador de cebecera, sabes que tienes que dar un paso más allá para poder ganarte a un cliente.

 

En mi caso, pasé por una búsqueda de varios proveedores del mismo servicio, y después de citas interminables con contadores que parecían de la mafia china por cómo querían que pagara sin haberme dado claridad sobre qué es lo que podían hacer por mí.

 

Afortunadamente, me tope con Carlos Basulto quien hace tiempo perdió el miedo a otorgar valor a cada uno de sus clientes, y hacer de su producto aburrido algo emocionante, intrigante, y todo un servicio por el cual sus clientes se derriten a sus pies.

 

Así como lo oyes, la contabilidad puede ser sexy. Y si crees que tú vendes algo todavía menos sexy que la contabilidad, puedes estar seguro que escuchar los consejos de este hombre te servirá montones.

 

¿Quién es Carlos Basulto para hablarte de ventas?

 

Un emprendedor que pasó de vender un simple servicio contable, a poder vender espacio para que las empresas sean más productivas al delegar.

 

Que pasó de trabajar con clientes que le drenaban la energía en cada interacción, a tener clientes con los que adora trabajar, le pagan de manera recurrente y le son fieles por años.

 

Y lo más importante, Carlos Basulto cierra el 100% de sus ventas. ¿No es increíble?

 

El secreto, según nos cuenta él mismo, fue el cambio de mentalidad que tuvo que tener para dejar de decir “vendo contabilidad” y convertirlo en una oferta mega sexy, aunado a una estructura de ventas, la guía de un mentor, y la repetición del proceso con cada uno de sus prospectos.

 

Carlos es la persona más metódica del mundo, es un ser de números, de cosas ordenadas, y sin embargo logró convertirse en un vendedor sin esfuerzo, que puede cerrar ventas hasta en la fila del Starbucks.

 

Le dio la vuelta al negocio, lo hizo atractivo.

 

“Yo no vendo el vehìculo, yo vendo el destino” nos asegura, “la contabilidad no es sexy pero ahorrar tiempo sí lo es”

 

Carlos es el claro ejemplo de cómo manejar el resultado final deseado (EDR) y usarlo con maestría para generar una oferta irresistible.

 

En su empresa, pasaron de vender servicios contables, a proveer asistentes administrativos online para todo tipo de empresas, desde las más pequeñas hasta las más grandes.

 

De estar sentados en una oficina esperando a que lleguen los clientes porque confiaban en exceso en que el producto era bueno (y que luego no llegara ni una mosca) hasta encontrar a su cliente ideal, vender con servicio, y llenarse de clientes con los que SÍ quieren trabajar.

 

La lección más grande

 

No importa en qué ramo estás o cuánta experiencia tienes, las personas que más dinero van a hacer son las que más impacto tienen en cada una de los clientes a los que sirven y las que más valor agregan al mundo sin pedir nada a cambio.

 

Otros pueden dar el mismo trabajo que tú pero no el mismo servicio, porque el servicio que tú ofreces, solamente tú lo puedes dar.

 

La mentalidad adecuada te permite otorgar valor sin miedo, ni recelo de la información que posees.

 

Y esto aplica para todas las industrias, servicios profesionales y cualquier otro tipo de negocios.

 

Como el caso de Franco Escamilla un popular comediante mexicano que se atrevió a mostrar su contenido de manera gratis y así logró la viralidad, misma que le redituó con creces tras haber dado este salto y separarse del resto.

 

Si te quedaras con una sola frase de este podcast, recuerda siempre que tú eres el responsable del tipo de clientes que tienes, del tipo de ventas que tienes, pero sobretodo, del tipo de vida que tienes.

 

¿El fórmula de Carlos?  inversión de tiempo, energía, y educación.

 

Si tú también tienes problemas de ventas, y quieres pasar a tener la venta perfecta y cerrar más ventas, te invito a ver este mini curso gratis donde aprenderás los 3 cierres que todo vendedor o emprendedor debe dominar.

 


¡Déjanos tus comentarios!

Leave a Reply

Your email address will not be published.